lunes, 16 de julio de 2018

Caramelo

El come en plato
Y bebé de lo bueno
Es el terror del gato
Y cuida lo ajeno

Feroz como un leon
Ágil como pantera
Camuflaje de camaleón
El siempre una fiera

Con pechera vestido
Elegante caballero
Inconfundible ladrido
Es un perro pollero

Ni grande ni pequeño
Es un héroe de raza
Seguidor de su dueño
Se cree un perro de caza

Un príncipe con alcoba
Valla suerte canina
Le teme a la escoba
Si se mete a la cocina

Su cama una caja
Es seguidor de las galletas
Es de estatura baja
También le gustan las paletas

Mi amigo pudo ser doctor
O un ganador de plata
Lo que si es buen actor
Un artista de cuatro patas

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco

miércoles, 11 de julio de 2018

Versos libres (Sr. Zancudo)

Un zancudo de parranda
Se metió a un invernadero
Pidió una copa de charanda
Y le dio pulque el cantinero

Los mosquitos bebedores
Hacían apuestas entre ellos
El zancudo dijo ¡Señores!
Yo apuesto tres cabellos

Varias monedas en la mesa
El cubilete lo diría todo
Tres cabellos y una ceja
El zancudo no era codo

Cantinero he perdido
Ceja cabello y dientes
El mosquito es un bandido
¡Me ha quitado asta los lentes!

El zancudo termino su copa
Caña del ingenio azucarero
Con sus manos limpio la boca
Y salió al embarcadero

¿Se va usted amigo zancudo?
Voy por oro de aquellos mares
¿No va usted un poco crudo?
¡Creo que si no vio esos pilares!

El zancudo limpio su ropa
Y regreso con el cantinero
¡Caray! Me he roto la boca
Por andar de marinero
Sirva mejor otra copa
Que mañana seré panadero

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco
México 2018

Presunción

El vino
-¡Yo soy selecto y digestivo!-
El tequila
-¡A mi me siguen personas conocedoras!-
La caña
-¡Cállense! YO soy sencillo y no presumo., soy del pueblo y para mi gente!-
El pulque
-¿Y yo que soy?-
La caña
-¡Tu eres primo mío!

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco

Seductor

¿Te como?
¡Hay que atrevido!
¿Te bebo entonces?
¡Me sonrojas!
¿Te desnudo?
¡Me apenas!
¿Entonces que deseas?
¡Que te atrevas, me sonrojes y me quites...!
¡Fantástico!
¡Me emocionas!
¿Te beso?
¡EXQUISITO!
¿Y después?
¡No te detengas!

Autor
Eroos México

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco

Crecer (El paso de la moneda)

Una moneda de diez iba rodando con orgullo
Una moneda de un peso la vio y le empezó a seguír
La moneda de diez al verlo apresuró el paso, era más grande y tenía más experiencia
La moneda de un peso entonces triplico su paso
La moneda de diez extrañada de la actitud del peso llamó a un buen amigo un billete de cien
El billete la esperaría en lo alto de la colonia, cuando llegó la moneda de diez pesos el billete se asombró, el peso le seguía ahora con mayor entusiasmo y velocidad...
La moneda y el billete se sentaron a esperar al peso que agotado llegó unos segúndos después, cuando lo tuvieron enfrente le preguntaron:
-¿Porque tanto interés en seguir a la moneda de diez pesos?- A lo que el respondió:
-Yo no seguía a la moneda, la vi y le admiré, le seguí después para aprender de ella, así lo conocí a usted y ahora seguiré adelante-
-¿Y a donde vas?- le preguntaron
-¡Si ya estas aquí con nosotros!-
-¡A donde el tiempo me lleve!-
La moneda de diez pesos y el billete de cien lo vieron partir, contento, feliz, motivado y esto fue lo que dijeron:
-¡Es un excelente amigo ya lo viste, corre como un peso y no le importa ser ya un billete de doscientos!-

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco
México 2018

martes, 3 de julio de 2018

Sueño

Microrelatos

¿Los hombres lloran?

Lo abrazo con tanta fuerza e intención que lo llevo al suelo para llenar de besos su rostro asta hacerlo sentir el llanto. Así permanecieron por algunos minutos en silencio como si no quisieran despertar. En su mente se repetían solo tres palabras, te amo papá. Después abrió los ojos secando algunas lágrimas en ellos, su hija solo era un sueño....

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco

miércoles, 27 de junio de 2018

Felicidad (Estar vivo)

El Conejo saltando brinco la cerca, la ceremonia ya había empezado y se le hacía tarde. El Tigre lo miró, sonrió y se quedó echado si mover un solo dedo. Las palomas por su parte volando un poco le dieron alcance, sin embargo decidieron tomar un poco de agua del lago. El Conejo seguía saltando no muy rápido ni muy lento. Un caballo también lo vio, tenía carga muy pesada encima, varios trozos de leña hacian cansando su caminar, aún así le dio alcance al conejo. Los dos iban a la par, el caballo agotado, el Conejo saltando alegremente, el tigre en la distancia se empezó a enojar y las palomas estaba tan llenas de agua que volaban un poco lento. Una a otra empezaron a rumorar cosas, del caballo, del conejo, del tigre y de ellas mismas. El camino era algo largo, pero eso no tenía importancia para el Conejo, a cada salto respiraba profundamente, saltos largos y cortos, que importaba.
El Tigre al ver que perdía de vista a sus compañeros, enojado inicio la carrera, como era posible que avanzarán tal lejos en tan poco tiempo, corrió con mucha velocidad pero no lograba darles alcance.
En su trayecto, enojado, cansado y preocupado veía como los demás iban llegando a su destino. Él no podía quedarse atrás, era el jefe, según las leyes naturales.
Las palomas por su parte, todas gordas no pudieron volar más y tuvieron que caminar, confiadas perdieron el tiempo criticando a todo el mundo.
El caballo estaba exhausto, en sus hombros llevaba la carga que era de todos y que por ser el único preparado para cargar se la habían impuesto. No lo pensó dos veces, tiró la carga ajena y solo llevó lo que le pertenecía.
El Conejo llegó a la ceremonia, en sus manita traía algunas cosas, su carga no la dio al caballo y aún así saltaba alegremente.
Adonde habían llegado muy pocos lo lograron, las palomas no pudieron entrar, el tigre murió en el intento, el caballo aprendió la lección y entró tranquilo.
Finalmente el Conejo regalo lo último que tenía e invitó al caballo a seguir adelante. Pues un gran camino les esperaba. Los dos amigos emprendieron la marcha y con alegría compartieron su vida y la felicidad de estar vivos

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco
México 2018
Cuentos y narraciónes

martes, 26 de junio de 2018

Sabiduría (La moraleja del ratón)

Un ratón comia queso, todos los días daba una pequeña mordida a su comida. Un ratón más joven lo vio y le preguntó ¿Porque no se come todo de una ves y va en busca de otro queso más grande? El ratón no contesto y le dio un pedazo de su queso. Ese mismo día el ratón más joven murió ¿Qué sucedió entonces? Dicen los que vieron aquello que el ratón siguió disfrutando de su queso y ahora lo bebía con un poco de vino, cuando llegó otro ratón y preguntó - ¿Señor ratón porque no se toma todo el vino y así podrá tener más?-

¿Cuál sería la moraleja?
La dejo a su elección

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco

Miedo (El poder de la mente)

-¡Fusilenlo por cobarde!-
-¡Mi capitán, pero le salvo la vida!-
-¿Quieres su LUGAR?-
-No mi capitán-
-Entonces que te Fusilen a ti también por cobarde-
-¡Pero mi capitán, soy su mejor soldado!-
-Nada de palabrería, al paredón-
-Oiga mi capitán se han llevado dos buenos elementos-
-¿Tu quien eres?-
-El cartero mi capitán-
-Entonces entrega estas condolencias, elementos fusilados por cobardes-
-¿Pero es injusto lo que hace?-
-¿Tienes miedo?-
-¡Fusileme! ¡NO tengo ningún temor a morir!-
-¿De donde vienes?-
-Del campo mi capitán-
-Entonces llévate a esos dos hombres y enseñales lo que es el valor-
-¿De verdad mi capitán?-
-¡No vuelvan asta que no sean verdaderos hombres bravíos y sin miedo!-
-¡Gracias capitán! Pero dígame algo ¿Como se llama usted?-
-Mi nombre no importa-
-¿Entonces como lo reconocere cuando vuelva?-
-¡Porque al despertar quitaras de ti el miedo y serás consciente! ¡Ya no existirá un capitán, solo la esencia de tu ser presente! El capitán de tu vida que dio origen al miedo, es simple, se llama mente-

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco

viernes, 15 de junio de 2018

La verdad intencionada

La verdad intencionada
Micro relatos

-¡No se por que te callas! Si apenas hemos comenzado ¿Creíste que no hablaría? ¿No digas que ahora tienes miedo! Mírame de frente y deja de fingir-

No era un duelo de palabras o intereses personales, aquel momento se había pronósticado mucho tiempo atrás

-¿Te angustia mi reacción? ¿Temes al cambio? Ayer tire lo último que me quedaba de timidez, descubrí algo que por derecho es sagrado ¡Libertad!-

Parecía un monólogo, pero no era así, aquella prisión hoy se derrumbaba

-¡Bueno por fin entendiste! Veo que no hay más que decir, permite quitar lo que es mio y llevarlo hacia los campos, donde la naturaleza me espera de brazos abiertos y el camino grita con fuerza mi nombre-

Sin más palabras salió de frente al sol y el viento por fin tocaría su rostro. Metros adelante grito con fuerza

-¡Tiren esa pared! Y rieguen los escombros lejos de aquí que jamás volveré a detener mi paso por un simple muro creado por el hombre-

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco

Árbol (Raíces)

Un árbol le decía a otro

¿Amigo porque dejas que abusen de ti?
-¡De mi!-
-Si de ti, ayer vino una familia y de tus ramas colgó un juego para sus hijos, el otro día una pareja de enamorados marcaron tu cuerpo con zaña asta hacerte sangrar, hace más tiempo cortaron tus ramas porque les estorbaban y hoy fue lo peor, tus últimas hojas fueron quemadas por la gente según ellos era lo mejor. Y dijeron "...lo estamos ayudando, es un buen árbol, el no puede quitarse el mal sólo..." ¿No crees que ya es mucho? ¿Qué condena estás pagando?-
-Amigo y compañero, soy un árbol como cualquier otro, fuerte y firme. Por desicion del destino me plantaron aquí, no todo ha sido en vano, mi ramas viajan en el mejor de los barcos por mares muy lejanos, mis hojas han llegado también demasiado lejos, gente se a curado y agradecen mi existencia. Mi sombra ha sido bendecida por el caminante, por el ser humilde y sencillo que solo busca un poco de descanso en su vida. Y mis raíces son tan profundas que ni los vientos egoístas mueven mi ser-
-¡Hermano! Entonces porqué me han separado de ti-
-Porque creíste en ellos, viviste como ellos y fuiste uno de ellos-
-¿Y TU?-
-Podrán cortar mis hojas, quitar mis ramas, mutilar mi cuerpo, pero simplemente volveré a renacer-
-¿Porque?-
-Quizás porque no soy lo que ven, ni hago lo que piensan, simplemente soy yo-
-¿Y quien eres?-
-Un árbol de raíces muy profundas simplemente-

AUTOR
MAURICIO ZAMORA
SEUDÓNIMO
CORAZÓN DE MUÑECO
MÉXICO 2018

lunes, 11 de junio de 2018

Otra vez

Grita., no te limites

¡Pero!

Siente y no pienses

¡Espera!

Porque esperar a lo que siempre has deseado

¿Qué haces? ¡Ah! Sigue entonces... Admirable ¡Exquisito!

¿Un poco de vino?

¡Claro! El de tus labios que en un beso es el licor más fino..

¿Otra vez?

Por supuesto., Solo que ahora empezaremos al revés...

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco
Eroos México


Sepulcro

Aquel día decidió entregar todo, pero entregar que, si nada le pertenecía. Sus ojos se llenaron de llanto, su alma había perdido la fe ¿vivír? Era como un cuento de hadas. Sembró, regó, cuidó y nada recibiría. Grito al tiempo, rogó y suplicó, nadie le oyó. El último adiós no le sería lo dado, perdió el momento, dejó pasar su oportunidad, estaba totalmente solo. Su ser estremeció al sentir la muerte ¿En que fallé? Pregunto, pero no hubo respuesta, los amigos no llegaron, la familia lo abandono, estaba completamente solo. Las campanadas sonando marcaron el fin, una fría loza lo cubrió y nadie reclamó el derecho de estar ahí. Al pie de aquel sepulcro, no hubo flores, no existió compañía. Los sepultureros terminaron su labor, al poco tiempo se marcharon. Después de varios minutos llegó un hombre de mediana edad, quitó su sombrero, su corbata y abrigo. De entre sus ropas sacó un libro gastado y viejo. De pie y al frente de esa tumba leyo: "... Viva el amor, aquel que por gracia divina es bendecido, entreguen todo y no reclamen nada y vivan el cauce del río, el canto del ave o la puesta de sol que en primavera es refugio de los enamorados...." al terminar de leer, dejó ese libro sobre la tumba. Su mirada no era de tristeza pero tampoco de alegría, al salir de aquel lugar dijo: "Adiós papá, fuiste el artista que ahora logré entender"
El joven aquel se alejó y en su mente solo llevaría un recuerdo, la mirada de su padre y en sus manos la inquietud de escribir como el...

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco