viernes, 15 de junio de 2018

La verdad intencionada

La verdad intencionada
Micro relatos

-¡No se por que te callas! Si apenas hemos comenzado ¿Creíste que no hablaría? ¿No digas que ahora tienes miedo! Mírame de frente y deja de fingir-

No era un duelo de palabras o intereses personales, aquel momento se había pronósticado mucho tiempo atrás

-¿Te angustia mi reacción? ¿Temes al cambio? Ayer tire lo último que me quedaba de timidez, descubrí algo que por derecho es sagrado ¡Libertad!-

Parecía un monólogo, pero no era así, aquella prisión hoy se derrumbaba

-¡Bueno por fin entendiste! Veo que no hay más que decir, permite quitar lo que es mio y llevarlo hacia los campos, donde la naturaleza me espera de brazos abiertos y el camino grita con fuerza mi nombre-

Sin más palabras salió de frente al sol y el viento por fin tocaría su rostro. Metros adelante grito con fuerza

-¡Tiren esa pared! Y rieguen los escombros lejos de aquí que jamás volveré a detener mi paso por un simple muro creado por el hombre-

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco

Árbol (Raíces)

Un árbol le decía a otro

¿Amigo porque dejas que abusen de ti?
-¡De mi!-
-Si de ti, ayer vino una familia y de tus ramas colgó un juego para sus hijos, el otro día una pareja de enamorados marcaron tu cuerpo con zaña asta hacerte sangrar, hace más tiempo cortaron tus ramas porque les estorbaban y hoy fue lo peor, tus últimas hojas fueron quemadas por la gente según ellos era lo mejor. Y dijeron "...lo estamos ayudando, es un buen árbol, el no puede quitarse el mal sólo..." ¿No crees que ya es mucho? ¿Qué condena estás pagando?-
-Amigo y compañero, soy un árbol como cualquier otro, fuerte y firme. Por desicion del destino me plantaron aquí, no todo ha sido en vano, mi ramas viajan en el mejor de los barcos por mares muy lejanos, mis hojas han llegado también demasiado lejos, gente se a curado y agradecen mi existencia. Mi sombra ha sido bendecida por el caminante, por el ser humilde y sencillo que solo busca un poco de descanso en su vida. Y mis raíces son tan profundas que ni los vientos egoístas mueven mi ser-
-¡Hermano! Entonces porqué me han separado de ti-
-Porque creíste en ellos, viviste como ellos y fuiste uno de ellos-
-¿Y TU?-
-Podrán cortar mis hojas, quitar mis ramas, mutilar mi cuerpo, pero simplemente volveré a renacer-
-¿Porque?-
-Quizás porque no soy lo que ven, ni hago lo que piensan, simplemente soy yo-
-¿Y quien eres?-
-Un árbol de raíces muy profundas simplemente-

AUTOR
MAURICIO ZAMORA
SEUDÓNIMO
CORAZÓN DE MUÑECO
MÉXICO 2018

lunes, 11 de junio de 2018

Otra vez

Grita., no te limites

¡Pero!

Siente y no pienses

¡Espera!

Porque esperar a lo que siempre has deseado

¿Qué haces? ¡Ah! Sigue entonces... Admirable ¡Exquisito!

¿Un poco de vino?

¡Claro! El de tus labios que en un beso es el licor más fino..

¿Otra vez?

Por supuesto., Solo que ahora empezaremos al revés...

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco
Eroos México


Sepulcro

Aquel día decidió entregar todo, pero entregar que, si nada le pertenecía. Sus ojos se llenaron de llanto, su alma había perdido la fe ¿vivír? Era como un cuento de hadas. Sembró, regó, cuidó y nada recibiría. Grito al tiempo, rogó y suplicó, nadie le oyó. El último adiós no le sería lo dado, perdió el momento, dejó pasar su oportunidad, estaba totalmente solo. Su ser estremeció al sentir la muerte ¿En que fallé? Pregunto, pero no hubo respuesta, los amigos no llegaron, la familia lo abandono, estaba completamente solo. Las campanadas sonando marcaron el fin, una fría loza lo cubrió y nadie reclamó el derecho de estar ahí. Al pie de aquel sepulcro, no hubo flores, no existió compañía. Los sepultureros terminaron su labor, al poco tiempo se marcharon. Después de varios minutos llegó un hombre de mediana edad, quitó su sombrero, su corbata y abrigo. De entre sus ropas sacó un libro gastado y viejo. De pie y al frente de esa tumba leyo: "... Viva el amor, aquel que por gracia divina es bendecido, entreguen todo y no reclamen nada y vivan el cauce del río, el canto del ave o la puesta de sol que en primavera es refugio de los enamorados...." al terminar de leer, dejó ese libro sobre la tumba. Su mirada no era de tristeza pero tampoco de alegría, al salir de aquel lugar dijo: "Adiós papá, fuiste el artista que ahora logré entender"
El joven aquel se alejó y en su mente solo llevaría un recuerdo, la mirada de su padre y en sus manos la inquietud de escribir como el...

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco

jueves, 7 de junio de 2018

Gato vagabundo

Un gato vagabundo
Traía sopa de lenteja
A un perro moribundo
Atorado en un reja

¿Señor perro que le pasa?
¡Gritó una y otra vez?
¿Quiere atole de masa?
¡O jarabe de jerez!

¡Amigo gato quite estas cadenas!
¡Y corte las AMARRAS!
¡Tengo tantas penas y ya muy pocas garras!

El gato vagabundo
Sentado en una loza
Le dijo al moribundo
¿Le preguntaré una cosa?

¿Le gustan las canciones?
¿Y los vinos italianos?
¡Yo veo sus prisiones y las ataduras en sus manos!

¡Quite todo eso que es falso!
¡Su nombre y su cordura!
¡Caminando valla descalzo!
¡Vea en el mundo la hermosura!

¡Al final del CAMINO!
¡Regale todo lo que tiene!
¡Y ese collar tan Fino!
¡El que ahora lo Detiene !

El gato vagabundo le sirvió sopa de lenteja
Y minutos más tarde
el perro moribundo
Pudo salir de su reja....

Gracias señor gato
¿Me dirá ahora su NOMBRE?
¡Soy el gato vagabundo y moribundo cuando fui hombre!

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco

martes, 5 de junio de 2018

La Dama y el Caballero

-¡Que me den vino!-
-Señor usted a bebido mucho-
-¡Bueno, que me den placer!-
-Eso no se sirve aquí-
-¡Entonces! ¿Cuál es el camino?-
-¿A dónde quiere ir?-
-A los brazos de esa bella mujer-
-¡Aquella señorita es una dama!-
-¡Dígale que yo invito! Y sirva su mejor bebida-
-¿La conoce?-
-No pregunte y haga caso-
-¿Desea que le lleve un aperitivo?-
-¡Desde luego, por si acaso!-
-¿Alguna otra cosa?-
-Lleve este recado-
-¿Como usted diga?-
-Señorita le invito vivir una noche hermosa-
-¿Eso le digo?-
-No me interrumpa ¡Dígale que es preciosa!-
-Iré en este instante-
-¡Mejor lo haré yo mismo!-
-¿Le ofrezco una rosa?-
-Deje la docena-
-¿Qué hará usted?-
-A ella le invito yo la cena-

Aquel caballero tomó las rosas y con ellas en mano fue a entregarlas, la dama bailo esa noche. Y al salir grito al viento.

-¡Señor cantinero brindo por el amor!-
-Es usted todo un poeta-

La luz de la luna brillo en ese instante, una dama sería acompañada, por un enamorado que pidió vino y flores.
La tomó entre sus brazos y caminando dio gracias pues su vida se llenó de mil colores...

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco

Besame

Besame
¿Dónde?
En el alma
¿Y luego?
Dónde tu quieras
¿Te gusta?
Has tocado el punto exacto
¡Eres hermosa!
-¡SILENCIO!-
-¿No hablo?-
-Puedes decir lo que quieras-
-¿Entonces?-
-Solo no te detengas-
-¿Sabes que te amo?-
-Lo sé-
-¿Puedo?-
-Entra., no pidas permiso-
-!Es divino!-
-El paraíso-
-¡Duerme ahora! ¿Te beso?-
-¿Mas?-
-¡Solo hasta que llegue el sueño a tus ojos!-
-Bueno-
-¿Estas dormida?-
-Todavía no-
-¿Otra vez?-
-¡Me leíste el pensamiento!-
-Delicioso-
-Exquisito-
-¿Más pastel?-
-¡Claro! ¿Y mañana?-
-Cubrire tu cuerpo de seda y miel-

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco

domingo, 3 de junio de 2018

Comparte

Tres personas estaban buscando un tesoro

-Mi abuelo decía que debo tener cuidado y que para poder sacar el tesoro se debe usar ajos-
-Yo sabía que el precio por encontrar un tesoro es muy alto, incluso la vida misma-
-No tengan miedo, yo por eso llevo esta gallina, la daré a cambio del tesoro-

Los buscadores se miraron mutuamente, y pensaron en silencio "... Yo lo encontraré primero..."

-Estos ajos no funcionan, encontré solo una olla vacia-
-Yo encontré solo tres monedas pero me está faltando el aire-
-Y yo he perdido mi gallina, quien sabe a donde se fue-

De pronto se les apareció un anciano, vestía ropa antigua, sombrero y un bastón. Y dijo asi:

-Gracias por la gallina, estaba deliciosa, pero me faltó un poco de ajo, así que no tuve más remedio que guizarla así, y como mi dinero estaba ocupando la única olla que tenía, pues se lo quité y lo puse en otro lado. Pero les agradezco que me visitaran. Y si a alguien le cuesta respirar es porque el humo de mi comida le afecto-

Los buscadores se miraron y decidieron preguntar:

-Disculpe señor ¿Y donde puso usted el tesoro?-

-¡Jóvenes el tesoro esta frente a ustedes!

-¿Dónde?

-En el esfuerzo que hacen para poder encontrarlo. Sigan trabajando y tendrán el mejor tesoro del mundo. Pero no olviden compartir sus gallinas, sus ajos y su aliento cuando logren lo que desean-

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco

sábado, 2 de junio de 2018

El borracho y el perro

Dos borrachos y un perro:

-Amigo mío me has salvado la vida-
-Para eso son los amigos-
-¿Qué te tomas?-
-Un buche de agua-
-¿Estas crudo?-
-No, él crudo es tu compadre ¡Yo solo soy un perro!-

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco
Ideas en un segundo

Pensamientos

Puedo estar mil horas esperándote
Y dejar de respirar si así fuera necesario
Mi alma al final de tiempo seguirá amándote
Oh hermosa mujer
¿Dime como detener el tiempo?
Y poder ser de tu cuerpo, el más tierno adversario....

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco

La risa de la muerte

La risa de la muerte

-¿Escucharon eso? ¿No me digan que no lo oyeron?-
Era media noche y las personas en esa habitación apenas se mantenían despiertas
-¡José! ¡No te duermas!-
-¿Qué pasa? ¿Porque tanto alboroto?-
-¡La escuché de nuevo! ¡Es una carcajada!-
-¡Duérmete no es nada!-
Tras unos minutos de silencio que parecían eternos, José tuvo la necesidad de salir
-¿A dónde vas?-
-¡Voy por un vaso con agua, tu duérmete!-
-¿Me da miedo?-
-¡Ahorita regreso!-
La alcoba tenía varias imágenes entre ellas un viejo retrato de la abuela. María era hermana de José y Pablo era el hermano menor. Habían llegado de visita a esa casa por cuestiones familiares. La abuela convaleciente llamó a toda la familia días atrás.
-¡Pablo despierta! -
-¿Qué pasa hermana? ¿Entró alguien? ¿Un ladrón?-
-¡Escuche unas carcajadas!-
-¡Son los trabajadores de la abuela!-
-No lo creo, son las dos de la mañana-
En eso estaban cuando José regresó muy agitado y nervioso
-¡María! ¡Lo escuché! Es una risa profunda y ahogada, proviene de toda la casa, me pareció escucharla en el pasillo, me asomé y vi una sombra, momentos después la risa fue más fuerte-
-¡Te dije y tu me tiraste a loca!-
Pablo confundido pregunto ¿De qué hablan? Pero justo en ese instante se oyó una risa que los paralizó
-¿Oyeron?-
-¡Si!-
-¡Hay que decirle a la abuela!
Unos golpes en la puerta los hizo gritar al unísono. Cuando esta se abrió apareció su padre y los tres niños corriendo lo abrazaron.
-¿Lo saben?-
-¿Qué cosa papá?-
-Su abuela a muerto-
Coincidencia o fantasía al día siguiente dejaron esa casa y la risa solo se escucho unos meses después. Don Tomás el sepulturero ponía otras flores a una nueva tumba, el abuelo también había muerto.

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco
Cuentos y narraciónes

La paloma y el tintero

-¡Señor tintero a que se dedica?-
-Soy redactor de un diario-
-¿Es escritor?-
-Asi es-
-¿Y que escribe?-
-Sobre las características del ser-
-¿Especialmente del ser humano, verdad?-
-Asi es-
-¿Y que le ha llamado más la atención?-
-El amor-
-¿Está usted enamorado?-
-Por supuesto-
-¿Qué le gusta de la vida y del amor?-
-El amor es un arte y la vida el lugar donde plasmarlo-
-¿Expliqueme usted eso?-
-Soy un veterano de guerra, debí morir hace algunos años, pero la suerte y la fe no lo quiso así. Aprendí que no hay nada que yo no pueda hacer, quite muchas vidas, pero la que verdaderamente perdí fue la mía. Sujeto a órdenes no tuve más que obedecer, nunca cuestione y sometido a creencias ajenas mate lentamente mi libertad. La guerra me rondaba diariamente, mis noches eran una locura, mi cuerpo desgarrado por dentro no conocía la paz. Fue una especie de suicidio premeditado y lamentablemente yo lo acepte-
-¿Y el amor como lo ayudó?-
-una noche fui enviado a por un general a combatir, sabiendo que moriría tome mis cosas y me encamine a mi destino, la tarea era destruir un poblado cercano, niños, mujeres y ancianos perecerian esa madrugada. Recuerdo muy buen lo que pasó, tomé mi arma, mis manos temblorosas sujetaron el fusil, entrando de golpe asaltamos una pequeña vivienda y ahí la vi por primera vez-
-¿Una mujer?-
-Era una diosa, la mujer más hermosa que puedas imaginar, su cabello caía suavemente sobre sus hombros y como recuerdo la mirada,  que ojos tan preciosos. La luna le hizo verse espectacular-
-¿Y que hizo usted?-
-Ahí descubrí algo muy importante, la belleza en plenitud, la delicadeza con la cual se me acerco me desarmo totalmente-
-¿Y que hizo?-
-Hice lo que un ser humano debe de hacer, la adoré-
-¿Y que más paso?-
-La casa donde entramos era usada para mantener rehenes, ella fue privada de su libertad, yo no lo sabía asta que la oi hablar-
-¿Y fue así como descubrió el amor?-
-Su voz dio paz a mi alma y esperanza a mi destino, si fui presa de mis propios temores en ese instante descubrí la verdadera razón de mi existir, por ella daría la vida, mi último suspiro sera entregado a sus pies-
-¿Y que hizo después?-
-Los caminos que había por recorrer se tornaron difíciles, la muerte rondaba muy cerca de nosotros, y durante esa trayectoria me fue contando su vida-
-¿Hablaron del amor? ¿Cuénteme más? -
-Fue hija única, de padres humildes, enseñada a obedecer y escuchar, sin embargo en su interior tenía muchas inquietudes, las cuales poco a poco descubriría. Aprendió el arte del habla, por eso su risa era melodiosa. Me percaté de algo definitivamente apasionante, su caminar reflejaba el más delicioso y delicado vaivén, las olas del mar rendían tributo a tan distinguido movimiento, que le puedo decir, es maravillosa-
-¿Y el amor como lo expresó?-
-Pasaron unos días y hablamos de todo, cada uno de nosotros se dio cuenta del amor. Una mañana nos detuvimos a ver el orizonte, los recuerdos de la guerra aún estaban presentes. Es difícil olvidar haber visto tanta muerte y daño a los hombres. En ese día notamos que las guerras seguirían por siglos enteros, la naturaleza del ser humano a destruirse es inevitable. Pero nosotros habíamos descubierto el valor del amor, fue entonces cuando la bese por primera vez-
-¡Es usted todo un romántico!-
-Grave en un trozo de madera un "Te Amo" para ella y yo recibí un "También te Amo a ti"-
-¿Y dejo entonces de ser militar?-
-Deje la esclavitud del ser terrenal, las angustias y miedos a mi pasado, sepulte mis rencores y envidias, nunca más daría cabída al ego en mi mente. Hice una promesa al cielo, a la tierra y a mi ser, de amarle eternamente-
-¿Algo así como un pacto?-
-Los pactos son de humanos y las normas de cobardes. Di lo más valioso que puedo tener, le di la esencia misma de la vida, mi fe, mi alma y el corazón-
-¡Es magnífica su historia! ¿Y que hace ahora?-
-Nada y todo-
-¿Quién es usted?-
-Un tintero-
-¿Y quien soy yo?-
-El amor de mi vida-
-¡Gracias! ¿Nos vamos?-
-llévame en tus alas a escribir con el alma el significado del Amor al mundo entero-
-¡Yo te sigo!-
-Atentamente: La paloma y el tintero

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco

martes, 22 de mayo de 2018

Herencia Familiar

-Dígame señor limón ¿Porque es tan agrio con las personas?-
-La culpa no es mía, es herencia familiar-
-¿Quién fue su padre?-
-Mi padre fue un melón, pero era perseguido por los revolucionarios, y no tuvo más remedio que esconderse, para ello cambió su nombre-
-¿Y su madre?-
-Mi madre era una cereza, sus labios delicados me besaron cuando niño corría a sus brazos-
-¿Entonces porque dice que fue herencia familiar?-
-Por mi abuelo, era más duro que un coco-
-¿Y su abuela?-
-Ella era la miel de la familia, de estatura pequeña, me dio de regalo unas monedas, las cuales mi madre guarda dentro de una botella-
-¿Y que me dice de sus tíos?-
-Ellos no tenían fe en sí mismos, no hablo de suerte. Fueron tres solamente y los tres corrieron en varios momentos de su vida, nunca ganaron, pero a pesar de eso lo intentaron-
-¿Cree que de ellos sacó usted algo?-
-Posiblemente, no lo voy a negar, sin embargo aún no lo he descubierto-
-¿Y que opina entonces de su ser?-
-Quizás ahora todo sea diferente-
-¿Por qué?-
-Muchos se han ido ya-
-¿Y tiene alguna respuesta a lo que es usted? -
-Ayer leí algo que cambió mi vida-
-¿Qué fue?-
-Leí lo siguiente en una tumba familiar: ".. No sigas mis pasos, tu ya sabes donde estoy, sigue un camino diferente y al final me encontraras tal y como lo has hecho hoy-
-¿Y qué hará usted?-
-Cambiare mi nombre-
-¿Y cómo se llemara?-
-Durazno-

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco

Seducción

Puedo estar mil horas esperándote
Y dejar de respirar si así fuera necesario
Mi alma al final de tiempo seguirá amándote
Oh hermosa mujer
¿Dime como detener el tiempo?
Y poder ser de tu cuerpo, el más tierno adversario....

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco

Padre

-¿Quién me sigue?-
Un conejo preguntó temeroso y al no obtener respuesta empezó a correr
-¿Porque vienes tras de mí?-
Un suspiro ajitado logró oír muy de cerca y el conejo corrió ahora más rápido que antes
-¿Por favor dime tu nombre?-
Sobre un árbol logró subir, temblando de miedo grito con tanta fuerza que su corazón sentía salir de su cuerpo
-¿Porque me haces esto?-
El conejo tapo sus ojos, agacho sus orejas y se arrodillo sobre sus pies
-¿Ten piedad de mi?-
Sin levantar la mirada escucho una voz fuerte, el bosque estaba en absoluto silencio por lo que escucho este mensaje:
-No vengo por ti, ni te acuso de nada, eres parte de mi. El camino casi ha terminado, te ayude en lo que pude pero tu te alejas más de mi lado, abre tus ojos y mira alrededor tuyo-
El Conejo abrió sus ojos, estaba al borde de un precipicio, unos centímetros más y habría caído a un abismo. ¿Qué pasó entonces? ¿Porque no sucedió?
-¿Quieres saber mi nombre?-
Fue cuando el Conejo con lágrimas en los ojos respondió.
-Eres mi padre-
Aquel día el pequeño conejo entendió todo y ahora que tenía una nueva oportunidad volvía el rostro para saber si su padre lo seguía, desafortunadamente su padre había muerto

Autor
Mauricio Zamora
Seudónimo
Corazón de Muñeco
México 2018
Cuentos e historias